SOLEDAD




SOLEDAD

El tiempo comienza
robándonos retazos
de compañías y,
al final, acaba por
llevárselo todo.


Llegado un tiempo, empezó haciendo breves y esporádicas visitas: la felicitación navideña que no llegó, el teléfono que dejó de sonar a la vuelta de algún viaje, el ir a llamar impulsivamente y recordar, de pronto y con nostalgia, que ya nadie podría contestar esa llamada…

   Después, las visitas se fueron haciendo más largas y frecuentes, a veces, demasiado pesadas.

    Su único hijo se casó y luego fue padre ¡Hay, las madres de los padres! qué distinto a ser madre de la madre… 
    
Por último e inesperadamente, él, su único apoyo, también se fue y para siempre.
 
Entonces, la visita se asentó ya en su casa, definitivamente, para hacerle compañía; se llamaba SOLEDAD.

          María Bote

11 Response to "SOLEDAD"

  1. AMBAR says:

    Si el alma necesita descanso la soledad buscada es buena, pero si es obligada es una gran carga a la espalda.
    Tienes razón María, que diferente es ser madre del hijo que madre de la hija, muy diferente.
    Un abrazo.
    Ambar

    Ilesin says:

    Ha veces hay soledades que nos imponemos para hacer un balance de nosotros mismos y continuar y en otras esa soledad viene bajo del brazo del olvido y de unas circunstancias que no deberían de marcar.
    Besos

    María, nos dejas el resumen de una vida, que va perdiendo seres queridos hasta encontrarse con su inevitable y entrañable compañera, la soledad...Sin embargo, esa soledad está poblada de seres espirituales, que nos miran y nos cuidan...No los vemos, pero están ahí, siempre cerca, alentándonos e inspirándonos, amiga.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre, María
    M.Jesús

    La peor soledad es aquella que, a pesar de estar acompañado te sientes solo.
    Hola querida maría, hoy tus letras son para pensar, reflexionar, me gusta, felicidades amiga. Te dejo fuerte abrazo, y te deseo una linda semana.

    Lola Barea.

    Un relato que encoge el alma. Cuando la soledad es por opción, o por temporadas sirve para rearmarse, pero estás soledades que se instalan en el alma son muy tristes.
    Un beso enorme.

    Esa soledad que a todos nos roza tarde o temprano.
    Pienso que la peor soledad es la que te imponen, no la que elegimos. Buen relato amiga María.
    Te mando un fuerte abrazo.

    Marian says:

    Precioso texto María. Necesitamos la soledad para encontrarnos
    con nosotros y con Dios. Pero hay soledades que son muy duras...
    Santa Cuaresma camino hacia la Pascua !! Un abrazo muy fuerte querida amiga. Dios te bendiga.!!

    Entrada muy triste. María. Esa soledad de la que hablas, y que con el paso de los años se va agudizando. Esos adioses que duelen desgarradamente. La soledad no buscada. El tiempo que se va...

    Unfuerte abrazo queerida amiga de letras

    Fina

    Goriot says:

    No nos damos cuenta hasta que leemos un relato como el tuyo o nos toca vivir la triste realidad.
    Me ha gustado.
    Un saludo cordial.
    Goriot.

    Gracias, amigos y amigas. Muchos besos para todos/as

    Un Fuerte Abrazo.

    Gracias.

Publicar un comentario

powered by Blogger | WordPress by Newwpthemes | Converted by BloggerTheme